jueves, 2 de abril de 2009

A 40º terminó concierto de “No te va gustar” en Holguín

“No te va gustar”, banda de rock uruguaya de visita en la Ciudad de los Parques, sacudió este miércoles, el Cine-Teatro Ismaelillo de Holguín, en su primera presentación en Cuba.

Los chicos comenzaron, sabiendo que se enfrentaban a un público que muy poco sabía de ellos. Horas antes, habían dejado claro que a pesar de las ventas de sus discos y la popularidad con que cuentan en Uruguay y Argentina, este fenómeno no les hacía mella, pues cada vez que llegaban a una ciudad debían empezar desde cero, y que eso les enriquecía como grupo musical y humano, pero en Holguín no sucedió así.

El concierto inició con las agrupaciones del patio Tierra firme y Mephisto, quienes tocaron unos dos o tres temas cada uno. Les siguieron los ocho integrantes de “No te va gustar” en las tablas.

El teatro no estaba muy lleno, pero un pequeño grupo a la derecha del público, comenzó inusitadamente a chiflar, a tararear canciones, a pedir temas, y los músicos se dieron cuenta de que había coterráneos del otro lado de la cuarta pared (la invisible).

De repente, se estableció una conexión y nosotros, los que escuchábamos a “No te va gustar” por primera vez, comenzamos a ser como unos segundos espectadores, porque había dos espectáculos, el de los muchachos arriba y el de los coterráneos abajo.

Los instrumentos de vientos le daba a cada número un toque especial, y también la voz cálida de Emiliano Briancciari, quien, además, tocaba la guitarra, y le recordó a muchos, al Fito Páez en los inicios. Aunque aún Emiliano no luce ese aire desgarbado, hay una dejadez en su estilo que le sienta muy bien, para este tipo de música.

Había mucha energía, los músicos se movían con total libertad, había autenticidad en cada uno de sus gestos o expresiones en el rostro, nada era prefabricado, o copiado. En las melodías había de todo, una fusión en la que se podían reconocer algunos géneros puros, pero siempre marcados por el sello de “No te va gustar”.

Según Emiliano había dicho en Conferencia de Prensa, ya ese nombre no tiene mucho sentido para ellos, “pero es el que tenemos”. Se les había ocurrido otro nombre para la banda, un nombre terrible al parecer, y cuando alguien les preguntó cuál sería, ellos dijeron con aire pícaro, “No te va a gustar” y así se quedó.

Desde que los rockers divisaron que tenían más aceptación de un lado que de otro, comenzaron a coquetear con sus fans, se bajaban del escenario y llegaban hasta esa parte donde eran recibidos con exclamaciones, saltos, y ojos desorbitados.

Y mientras los de la izquierda miraban a los de la derecha, los de la derecha borraron los límites dentro del teatro. Se pusieron de pie y se instalaron, dando brincos, frente a la banda, por delante de los primeros asientos. Fue espectacular. El volcán explotó finalmente. Se le sumaron estudiantes de la Escuela de Instructores de Arte de Holguín, también presentes en el Concierto y otro número de espectadores.

El concierto terminó así, con medio teatro vacío, gente medio pasmada mirando la ebullición y delante, 40º de temperatura.

Volver a Página de Inicio

1 comentario:

Fuser dijo...

Como gran aficionado al rock´n´roll que me considero, me alegro de que en tu ciudad se sepa apreciar a una buena banda de r´n´r, sobre todo en un país donde este tipo de música no se encuentra entre los más seguidos.

Si se parecen a Fito Páez, entonces suenan bien.

:)

Un abrazo...